martes, 22 de marzo de 2016

Etapas en las relaciones BDSM



Me siento a escribir esto con la idea de asentar de manera un poco más seria a lo que se hace siempre con mayor o menor formalidad, para que los novatos lo tengan a mano, un poco porque son cosas que se hacen siempre y se dan por enendidas, así que casi no hay textos al respecto y uno las termina aprendiendo con la práctica.
Al comenzar una relación D/s se dan tres etapas que pueden llevarse adelante a conciencia y formalmente, o que sólo se dan y listo, pero que son orgánicas y que garantizan el éxito de la relación. Cuando se hacen a conciencia, uno puede disfrutar soplándolas con rituales y rodeándolas de una estética estimulante que las haga más atractivas para las partes.

ETAPA DE CONOCIMIENTO.
En esta etapa se intenta lograr un vínculo de confianza entre Dominante y sumisa. Es el momento en dónde se hacen todas las preguntas. En dónde cada uno verifica la veracidad de los dichos del otro, la apariencia física del otro (para algunos más importante que para otros). En esta etapa la sumisa debe respeto al Dominante, pero no obediencia.
El deber del Dominante en esta etapa es ganarse la confianza de la sumisa.
La etapa de conocimiento empieza formalmente en el momento en que ambos deciden intentar una relación D/s, evidentemente uno comienza a conocer a la persona desde el primer contacto ya sea mediante un chat en la red, un chat telefónico,
personalmente o leyendo los post de la otra persona en un foro, pero genera una sensación de mayor confianza si desde un punto dado en adelante los dos formalmente deciden poner todo su empeño en conocer y darse a conocer al otro.
El tiempo que dura esta etapa es muy variable y depende de cada caso en particular, pero por lo general la sumisa intenta que esta etapa sea lo mas larga posible ya que se siente muy cómoda en ella y el Dominante intenta terminarla
lo antes posible. EL promedio entre las ansias de uno y la prudencia de la otra generalmente dan un muy buen tiempo para que esta etapa les sirva a ambos, pero no debería terminar entes de lograr, como dije al principio, generar un vínculo muy fuerte de confianza y que el Dominante conozca muy profundamente a la sumisa.
Cada etapa si termina favorablemente culmina con un ritual. La etapa de conocimiento termina con un ritual llamado "suplica". Muchos sumisos suplican en la primera conversación por chat. Un Dominante serio no debe hacer caso de esa súplica, porque debe entender que ningún sumiso se entrega realmente a quien no conoce, y en quien no confía. El dominante debe enseñar esto a la otra persona cuando se encuentre en esta circunstancia y explicarle lo importante que es el regalo de la entrega. Si lo que ambos quieren es sólo jugar, pueden hacerlo, pero deben estar de acuerdo para que nadie salga herido en sus expectativas.

La suplica.
Este es un ritual del cual no se puede hablar mucho por que es como contarle el final de la película a la sumisa. Pero igualmente se pueden dar las pautas generales.
Como el nombre del ritual lo adelanta, en él la sumisa suplica al Dominante ser aceptada. El deber de la sumisa en este ritual es esmerarse al máximo para que el Dominante la reciba. El deber del Dominante es juzgar objetivamente el desempeño de la sumisa, por esto la importancia de la primera etapa y que el Dominante conozca muy profundamente a la sumisa, ya que tiene que juzgar si la sumisa dio el máximo de sí. Si el Dominante se equivoca puede frustrar a la sumisa rechazando a una sumisa que dio lo más posible para ella por considerarlo poca cosa, o admitir a una sumisa que no ha dado tanto según sus posibilidades, de manera que se inicia una relación en dónde la sumisa estima que su Dominante no es tan exigente y va a manejarse en adelante según ese parámetro, en ese caso incluso ella puede sentirse desamparada si necesita un rigor mayor y no lo encuentra.
Los Dominantes novatos deben poner especial atención en ser fuertes y lograr rechazar el primer intento de la sumisa si así lo merece, aún contra sus propios deseos de tenerla.
Si el ritual tiene éxito, el Dominante dá a su sumisa un nombre nuevo, elegido especialmente para ella, y le regala un collar (gargantilla, pulsera, tobillera o anillo) de madera.
Hay personas poco afectas a los protocolos por considerar que matan la espontaneidad. En realidad cuando existe complicidad entre ambos, no hay protocolo que mate lo espontáneo. Es muy valioso para las sumisas dignificar su entrega con rituales y protegerla con señales como el collar de madera. Ella se siente orgullosa de llevarlo como señal de su Señor, a la vez que avisa al resto de la comunidad que esa sumisa está siendo probada por alguien más y que no la debe ser molestada.

ETAPA DE PRUEBA.
En esta etapa ellos deberán probar cómo funciona su relación D/s antes de asumir compromisos. La sumisa llevará las llaves vacías {} al final de su nick. Podrá llamar a su Dominante "mi Señor", pero aún no es su Amo. En esta etapa inician las sesiones, y ambos pueden conocerse y ver cuánta distancia hay entre las fantasías y la realidad. También la duración de esta etapa va a depender de cuantas cosas necesiten ser experimentadas antes de decidir si se quieren asumir compromisos. Acá se estiman los límites, se establecen todos los acuerdos previos que garantizan que nadie se lastime física, psíquica o socialmente, y se conoce qué cosas producen placer y cuales no. Se acuerda también la palabra de seguridad y qué se va a hacer si la sumisa se cae involuntariamente al subspace.
Esta etapa también finaliza, de ser exitosa, con un ritual.
La iniciación.
A este ritual se le suele llamar iniciación, y cómo en el caso anterior, no puede adelantarse mucho de él sin afectar el efecto que le causará a la sumisa. El Dominante debe diseñarlo conociéndola, le pedirá algo tan difícil como posible de realizarse, a fin de comprobar el grado de entrega de la sumisa. Si ella le ofrece este sacrificio, y El queda satisfecho, entonces ella podrá empezar a llamarlo Amo, y El reemplazará el collar de prueba de
madera por uno definitivo de cuero. Se ajusta el contrato y puede incluso definirse la duración que tendrá esa relación.

RELACIÓN PROPIAMENTE DICHA.
En esta etapa el Dominante deberá seguir conociendo y cuidando a su sumisa, y su objetivo principal será educarla a su manera, para hacerla como El la prefiere. Su función será resguardarla hasta de sí misma, para que ella se permita poder disfrutar de su vulnerabilidad, y se dé el lujo de expresarse en todo su potencial. La ayudará a crecer.
El Dominante irá presionando poco a poco a la sumisa para que ella pase uno a uno todos sus límites blandos, y la trasposición de este último límite marcará el final de la relación, ya que es preferible que ésta se termine cuando está en su apogeo y no que se degrade hasta finalizar por desgaste, aburrimiento y apatía.
El desafío del dominante es lograr que la sumisa se dosifique y no se le agote.
Que pueda generar en la medida en que da, y que al final de la relación ella no se quede vacía por haber entregado todo, sino que en esa entrega haya habido tal ganancia que ella sea un ser humano mucho más completo y mejor que antes de iniciarla.

Fuente:
http://mundobdsm.webnode.es/news/etapas-en-las-relaciones-bdsm/

2 comentarios:

javi dubois dijo...

Hola, me encantó tu post.. me ha ayudado mucho porque en este terreno soy un autodidacta y nunca he asistido a una sesión de BDSM.
Veo qu está enfocado a una relación heterosexual ¿serviría este esquema igualmente para mí que soy gay o hay notables diferencias? Yo sólo he tenido (pocas) relaciones con hombres muy dominantes.
Un saludo.

carmesí dijo...

Que bueno que te sirvió, es la idea. Pienso que son las mismas etapas para todo tipo de relación.