jueves, 14 de mayo de 2015

Amistad entre sumisa y Dom



Hoy voy a escribir como antes, cuando expresaba mis sentimientos libres sin censura (nadie me censura solo yo). 
He releído mi blog y aunque no lo he dejado de lado ya que siempre me he dado el trabajo de actualizarlo ya no es como antes.
 Lo leí varias veces y hay un antes y un después de "Mi camino se acabó", en esa oportunidad escribí que me dedicaría a variadas actividades y no nombré  nada de sumisión.
Tengo que acotar algo importante. La sumisa no tiene Amo pero sigue siendo sumisa. El Amo no tiene sumisa y su condición cambia  a Dominante, es algo que no lo digo yo, las cosas son así en el mundillo.
Soy sumisa libre pero sigo participando de ciertas prácticas BDSM que me hacen feliz. 
Mi amigo Ulises y yo hemos cultivado una amistad  férrea que nos ha permitido  jugar sin recelos ni imposiciones de ningún tipo, solo el de juntarse a  sesionar y pasarlo bien.
Me ha gustado mucho, porque he podido opinar sobre la escena, compartir ideas, aportar, aunar criterios y aprender ambos sobre bondage. En todo caso estamos en una etapa inicial aún nos falta mucho, pero no es tema, lo importante es juntarse a practicar y pasar un momento agradable.
La última vez que nos juntamos se unió a nosotros una muy buena amiga que juntos hicimos una sesión de aprendizaje.
Esta es otra realidad del BDSM, existe una variable distinta para una sumisa y un Dom que aunque no es lo ideal es totalmente factible y que a mi me ha resultado  para sentirme vital.