lunes, 17 de agosto de 2015

Hablando de límites

Límites duros.- 


Son límites que están fuera de cualquier negociación, lo más

probable es que  jamás van a cambiar ya que son experiencias  que

definitivamente NO quieres ni te vas a prestar a vivir. 

Por ponerte algunos ejemplos estos pueden ser extremos como: Zoofilia

Scat, Necrophilia, sexo con menores, etc o tan inocentes como pueden ser

los  juegos de impacto o la momificación. Si  una sumisa se conoce bien y 

esta  completamente segura que NO quiere que le venden los ojos (por

poner  un  ejemplo), su dominante o su compañero de juegos debe 

respetar este limite, aunque a él le parezca absurdo o sin fundamento. En  

algunos casos, un límite duro es una opción personal; en otros, es una 

necesidad para salvaguardar la salud. Por ejemplo, si la sumisa no
permite sexo sin condón es un límite duro. que hay que respetar.


Límites blandos.-

Son límites por lo pronto no quieres experimentar pero que

posiblemente con el tiempo podrías cambiar de opinión, por ejemplo, el

Spanking o los juegos de Impacto. Muchas personas tienen la idea que eso

solo es para las masoquistas y están seguras que no les va a gustar. Sin

embargo, una sesión de juegos de impacto bien manejada puede hacer que

cambien de opinión. Aquí también entran actividades que no te gustan

pero que tampoco te molestan y estas abierta a negociar y aceptarlas 

de vez  en cuando.

.
Forzar los Límites:


Por consentimiento, la sumisa puede convenir dejar al

Dominante que la fuerce o empuje a un límite o algo más allá. Esto ocurre

cuando la sumisa cree que sus límites provienen de un miedo irracional y

 espera  que la voluntad dominante le ayude a superar.

.
Ensanchar los Límites:


Muchos sumisos desean ver un progreso en su sumisión y tienen la

esperanza de poder llegar a vivir una experiencia cada vez más 

intensa. El Dominante "estira los límites" consensuadamente, y

dirige al sumiso gradualmente para poder alcanzar su meta, forzando 

esos límites, normalmente cuando va adquiriendo más confianza en sí 

mismo,  más experiencia, y más habilidad.
.
La ética fundamental en el mundo BDSM es tratar los límites como algo

sagrado, y nunca violar la confianza de la sumisa.

Los Limites SE RESPETAN.

Fuente: la web


No hay comentarios: