jueves, 14 de mayo de 2015

Amistad entre sumisa y Dom



Hoy voy a escribir como antes, cuando expresaba mis sentimientos libres sin censura (nadie me censura solo yo). 
He releído mi blog y aunque no lo he dejado de lado ya que siempre me he dado el trabajo de actualizarlo ya no es como antes.
 Lo leí varias veces y hay un antes y un después de "Mi camino se acabó", en esa oportunidad escribí que me dedicaría a variadas actividades y no nombré  nada de sumisión.
Tengo que acotar algo importante. La sumisa no tiene Amo pero sigue siendo sumisa. El Amo no tiene sumisa y su condición cambia  a Dominante, es algo que no lo digo yo, las cosas son así en el mundillo.
Soy sumisa libre pero sigo participando de ciertas prácticas BDSM que me hacen feliz. 
Mi amigo Ulises y yo hemos cultivado una amistad  férrea que nos ha permitido  jugar sin recelos ni imposiciones de ningún tipo, solo el de juntarse a  sesionar y pasarlo bien.
Me ha gustado mucho, porque he podido opinar sobre la escena, compartir ideas, aportar, aunar criterios y aprender ambos sobre bondage. En todo caso estamos en una etapa inicial aún nos falta mucho, pero no es tema, lo importante es juntarse a practicar y pasar un momento agradable.
La última vez que nos juntamos se unió a nosotros una muy buena amiga que juntos hicimos una sesión de aprendizaje.
Esta es otra realidad del BDSM, existe una variable distinta para una sumisa y un Dom que aunque no es lo ideal es totalmente factible y que a mi me ha resultado  para sentirme vital.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra verte feliz.
No es una felicidad explosiva como otras veces, es una felicidad reposada, pero felicidad al fin y al cabo.
Es el momento en que puedes encontrarte a ti misma sin que nada ni nadie te afecte.
Una beso grande guapa

carmesí dijo...

Gracias por tu comentario.
La vida es un constante cambio, en mi caso solo es seguir viviendo provocando gusto y placer en ello.
Un abrazo.