miércoles, 30 de mayo de 2012

El castigo


Mi Amo me ha castigado, le ha molestado de sobremanera una conducta errática que he tenido. Ahora puedo decir que no ha sido mi ánimo el provocar este enfado en Él. 
La falta grave fue querer tomar una decisión que a mi parecer era la correcta, no tener la confianza para  contar mi problema y querer alejarme por un tiempo hasta que todo se solucionara. Craso error. 
Después que me tuvo en la posición adecuada sobre la mesa y totalmente inmovilizada, se sentó frente a mi y me explico claramente el porqué del castigo, también realizó una reflexión sobre lo que debía aprender y nunca más repetir.
Comenzó aplicando 25 azotes con su cinturón, mientras yo me debatía como podía después de cada embestida, volvió a sentarse frente a mi y me consoló acariciando mi cabeza debo decir que eso me tranquilizo para poder soportar los 25 restantes, cuando hubo terminado me soltó las amarras y me  hizo bajar de la mesa que hice mas muerta que viva pero con la lección aprendida. 
Gracias Amo por enseñarme a ser mejor cada día.

4 comentarios:

S.SoMeTeTe dijo...

Para eso estamos también, para escucharos siempre.

Un beso respetuoso hermosa carmesí [{A_P_S}]
S.S

Sir Reus dijo...

La ventaja de la sumisa es poder ser castigada, la del Amo es dar el castigo oportuno según su propio criterio.
Un equilibrante castigo como el que has descrito y administrado magistralmente a la fuerza da la PAZ.
Transmitele a tu Amo un saludo muy cordial.

carmesí [{A_P_S}] dijo...

Un gusto Señor S.SoMeTeTe que se pase por mi rincón y deje un comentario.
Saludos para UD.

carmesí [{A_P_S}] dijo...

Sir Reus,muy bonito lo que ha expresado, le daré sus saludos a Mi Señor.
Saludos