domingo, 15 de enero de 2012

Una sesión de protocolo



Habíamos convenido un encuentro de mi amiga sumisa con Su Amo y yo. El objetivo era evaluar el protocolo por Él enseñado frente a una persona de confianza y que mejor  que su amiga sumisa. Ya habían existido dos intentos fallidos y bueno al tercero se logró. Llevo 9 meses sin vivir ni practicar bdsm, lo encontré útil  para mi, he pensado dejar mi sumisión de lado pero es algo que no puedo, el tema me apasiona y voy a seguir aunque sea como espectadora.
Sentí el timbre, abrí con un poco de temor no sabía con que Amo me iba a encontrar, entró ella, se notaba nerviosa, la bese suavemente en su cara y luego miré al Dom, no sabía si darle la mano o un beso en la cara, se acercó y vi su intención clara de saludarme en forma normal, en la mejilla. Su mirada penetrante me colocó en mi rol.
Ella se dirigió al baño para vestirse de acuerdo al protocolo impuesto, mientras yo le ofrecía una bebida, me senté en el sillón sin cruzar las piernas y tratando de hilvanar una conversación trivial para  cortar el ambiente que estaba un poco tenso, me preguntó varias veces si estaba nerviosa, obviamente se notaba. Para que mentir, asentí que si.
De repente él dijo  -mi perra se sentará en el suelo y me gustaría que hicieras lo mismo para que ella se sienta mejor, puso un cojín en la alfombra y me senté sobre el, muy cerca de sus piernas. Sólo quería que mi amiga se apurara y llegará ya, al fin la vi entrar gateando como perrita con la correa del collar en su boca, se acercó a él y se la ofreció, él la  tomó entre sus manos y tiró suavemente, ella se sentó en el otro cojín dispuesto al otro lado del Señor y se echó sobre sus piernas, acariciándolas   suavemente.
La encontré nerviosa, estaba dando un examen de protocolo. 
Estaba incomoda en esa posición tengo problemas con una de mis rodillas, así que decidí sacarme los zapatos y acomodarme mejor. Cuándo escucho ¿Por qué te has descalzado? lo miré perpleja...
-Para hacerlo debes pedir permiso-  pregunté  sumisamente ¿Por qué Señor si no soy su sumisa? - No importa que no lo seas pero en este momento llevaremos el protocolo- Me volví a poner los zapatos, pedí permiso, el me lo otorgó y volví a sacarlos, al igual que daba permiso a Su sumisa para que hiciera lo mismo.
Conversamos animadamente hasta  que el Amo ordenó a mi amiga  ponerse en cuatro y le dio dos palmazos fuertes porque su vaso estaba vacío y ella no se había percatado. Se acercó ella a la bebida, noté su cara contrariada, llenó el vaso y luego se sacó una de sus pechugas la puso bajo el vaso y se lo ofreció, pensé...mmm algo que no sabía, estoy aprendiendo un poco más, me sentí contenta. 
De pronto él me pidió que le sirviera un bocadillo que estaba sobre la mesa, iba a tomar la bandeja pero me indicó que tomara solo uno, lo tomé sobre mis manos y se lo pasé, me miro seriamente y le dijo a Su sumisa... -Enséñale perrita como se sirve- ella tomo el panecillo lo puso sobre su pecho y lo acercó a su Amo, luego me tocó el turno a mi, hice lo mismo, con una salvedad...dijo - Tú tienes pechos grandes por lo tanto toma tu pecho fuerte con una mano pon el bocadillo sobre el y ofrecelo, parece que lo hice bien porque me lleve un halago.
Nos dio permiso para fumar, me paré para buscar los cigarros cuando dice - ¡No, gateando! - cuando volví con los cigarros, nuevamente el le ordenó a Su sumisa que me enseñara como se gateaba, piernas abiertas, moviendo el culo en forma seductora, lentamente y bien parado.
En el transcurso de la velada él le ordenó a ella - Dame miel - la miré y pensé que será eso? cuando veo que ella introduce su mano en su coño mete sus dedos y los saca rebosantes de jugos, pone sus dedos sobre sus labios, que él saboreó gratamente. 
Al pasar de la tarde me sentí más en confianza, él se preocupó que así fuera, logré soltarme y jugar al Amo y la sumisa. En un momento se me salió la palabra Amo para dirigirme al Señor, lleve las manos a mi boca con preocupación, me sentí mal, no era mi Amo, pero  el Señor me tranquilizó con un -está bien- sin darle mayor importancia. 
He pensado sobre eso que pasó, debe ser normal que cuando un Dominante te domina en ese momento es tu Amo. 
Hace un año escribí una entrada sobre este tema, donde decía que no estaba de acuerdo con tal juego, pues bien en este momento me retracto, basta ya de falsos resabios, jugué y me sentí muy bien.
En resumen fue un aprendizaje notable para mi, para ella un examen y para él.... pienso yo, el sueño del pibe, tener a dos perras a sus pies.

No hay comentarios: