sábado, 12 de marzo de 2011

¿Son imcompatibles las caricias con nuestras prácticas BDSM?

                             

Es curioso el hecho de que somos capaces de trabajar y dedicar mucho tiempo y esfuerzo para poder pagarnos maravillosos espectáculos, una excelente comida o un crucero al Caribe buscando placeres inconmensurables y sin embargo, somos incapaces de dedicar de manera regular un poco de nuestro tiempo para aprender a disfrutar de las caricias.
Nuestros mayores placeres son gratuitos. Para disfrutar del sexo, las caricias, la ternura, el masaje... o el látigo, sólo nos necesitamos a nosotros mismos. Además es un placer que puede renovarse cada día, nuestra piel se “recarga“ en poco tiempo y necesita ser descargada por medio de las caricias.
Tenemos la idea de que acariciarse es sólo un paso preliminar para una relación sexual satisfactoria, pero las caricias en sí mismas pueden ser un medio de obtener placer tan válido como el propio sexo.
Las caricias son una fuente de satisfacción emocional, porque ante todo la caricia es un acto de amor, una manera de decirle a la otra persona que estamos preocupados por su felicidad. No intentéis acariciar a alguien a quien aborrecéis, lo va a notar enseguida.
Tienen efectos beneficiosos sobre nuestra salud. Producen una evidente relajación muscular, reducen la tensión nerviosa activando la secreción de endorfinas (hormonas que están relacionadas con la sensación de bienestar). Se produce también una disminución de cortisol y norepinefrina, las hormonas ligadas a la ansiedad y el estrés.
Para los que piensen que los placeres BDSM son incompatibles con las caricias, he de recordarles, que aunque su relación sea 24/7, veinticuatro horas son muchas horas. Hay un tiempo para cada cosa. Hay un tiempo para humillar y otro para amar, hay un tiempo para azotar y otro para ACARICIAR.
Todo eso está dentro de nosotros. No tiene sentido exteriorizar sólo las tendencias BDSM. Es absurdo reprimir la parte de nuestros afectos porque creamos que sólo así podemos llevar a cabo con éxito nuestras tendencias BDSM. ¿No creéis?


Tema extraído de DEBATES BDSM

2 comentarios:

descalza dijo...

A mí me encanta que me acaricien y acariciar...

Besos

mey{MDP} dijo...

Creo que son compatibles, siempre y cuando cada parte tenga claro su lugar y las reglas de la relacion...en mi caso sin las caricias de mi Amo muero... y le agradezco en cada oportunidad la posibilidad de permitirme acariciarle y de amarle como lo hago.