domingo, 29 de agosto de 2010

Deseos

Fingir que no lo deseo
fingir que no nesecito nada
fingir que estoy bien
fingir,fingir y fingir
no quiero eso para mi.
Quiero ser trasparente
luminosa, ardiente
cariñosa, humana
y mucho más.
Soy la mezcla perfecta,
sumisa y mujer
quiero lo que le pertenece
a ambas partes.
Quiero atención
quiero cariño
quiero besar
quiero que me besen
quiero sentir
quiero dominación
y sumisión.
Deseo ésta relación
Amo- sumisa
es lo que me apetece
y no por ser sumisa
me tengo que callar.

martes, 24 de agosto de 2010

El collar ciber

Me referiré al collar virtual.
Mi AMO me ordenó sacar Su collar de mi blog y demás páginas que tengo. Lo hice por obediecia, no quería tener más entredichos entre ÉL y yo, además fue un castigo por lo menos yo lo sentí así, fue muy doloroso para mi, ya Mi Señor me conoce y sabía muy bien que eso me causaría dolor.
Ese collar es un símbolo que me une a ÉL, es algo que no puedo comprar ni con todo el oro del mundo, me lo gano con mi entrega total sin condiciones, con mi lealtad, mi sumisión, con dolor, si, mucho dolor, porque eso justamente me provocó el tener que sacarlo.
Volver a ponerlo me hizo sentir una alegría inmensa y orgullo también, porque mi sumisión se proyecta, se siente, se palpa y fue reconocida por ÉL.
Ese collar tiene un gran significado, demasiado diría yo, por lo menos para mi es así .
De tanto pensar en eso me había bloqueado, pensaba que no debía sufrir por el, si yo me sentía Suya, pero el domingo cuando se iba, me dijo " vuelve a poner Mi collar en tus páginas" lo miré y como me había echo la idea que ya no estaría por mucho tiempo al lado de mi nombre, me sorprendí, sólo atiné a decir "gracias Mi Señor", quedé en la nubes por un buen rato.
Fue una alegría inmensa que Mi Amo me regaló.
Hay algo que no debo olvidar, ya sé que la frase resulta cliché, la he leído tantas veces, y así me parecía, pero ahora se me hace significativa, el collar debo llevarlo en mi alma, es lo que importa.

lunes, 23 de agosto de 2010

Nuevamente Suya


Perdida
en Su cuerpo
lamiendo
lentamente
suavemente
cada espacio
de Su piel,
el asedio
de mi lengua
buscando
explorando
succionando
baja y sube
entregando placer.
Mi cuerpo
que ya no es mío,
un lienzo
que colorea
de rojo carmesí
le pertenece
porque soy
Suya
nuevamente
Suya
y eso me hace
feliz.

sábado, 14 de agosto de 2010

Los miedos de un sumiso: Miedo a la rebeldía


Este miedo, se combate dándole la responsabilidad al Dominante. Es Él, el encargado de la doma, y de hacer que el sumiso controle su rebeldía sin menoscabar su autoestima. Debe conseguir que esté orgulloso de ser sumiso sin que por ello se transforme en un sumiso orgulloso. Si no puede lograr esto, no te está Dominando o te está Dominando mal, de todas formas, si es así, no merece ser tu Amo.
Y como con todos los miedos, a la primera persona a la que tienes que acudir es a tu Amo. Pídele que te ayude a replantearte las cosas y a encontrar los orígenes de esa rebeldía y a superarlos.
Seguramente así vas a poder sacarte de encima el constante miedo a perder la calma, a desafiarlo, y todo eso que tanto te incomoda en vez de reprimirlo lo vas a solucionar. Así vas a poder por fin llegar a la entrega que ambos ansían.

Tratá de dejarte conducir al menos en eso, y enfócate. Abandonarte a Él no significa dejar de trabajar o dejar de poner voluntad.
La rebeldía es un límite más, para pasarlo, dejate llevar.

Versión: Actual por arkeosophia{A73}

sábado, 7 de agosto de 2010

Mi blog se llama Esperando un mañana, hoy, ya es mañana, la busquedad terminó, nada resultó, todo lo que quise se esfumó.
Vestida de mujer sumisa desorientada voy. Mi libertad encubriré con sonrisas, con trabajo, con el calor de la primavera que ya llega, saludaré a mis amigos como siempre, sólo yo sabré como estoy.
Y si mi sueño partió, y ya no hay nada que hacer, me sentaré a mirar por la ventana el mundo pasar.
Y si la vida me quiere dar otra oportunidad, mi mano suspendida en el aire, la cogerá con agradecimiento, volveré a sentir.
Las cadenas que para un prisionero son de sufrimiento para una sumisa son hilos de oro que no quiere cortar.

jueves, 5 de agosto de 2010

Perdón


Me lo merezco, mal me he portado, suplico Su perdón.