martes, 7 de diciembre de 2010

Releyendo


Estoy releyendo las entradas que he publicado en estos meses, de repente se han asomado dos lágrimas que he dejado escurrir pasivamente por mis mejillas, sentirlas rodar por mi rostro hasta  saborearlas en la comisura de mis labios, saladas, húmedas... me han resultado exquisitas y sabrosas.
Qué hermoso es tener un espacio donde expresar todo aquello que normalmente queda adentro. Hay que dejar los sentimientos escurrir,  que nada quede en el alma guardado, que salga que salga, que purifica tu alma.

3 comentarios:

descalza dijo...

Sí, luego queda un espejo bastante curioso...

Besos

carmesí dijo...

Hola descalza... no entiendo.
Cariños
carmesí

descalza dijo...

Quería decir que lo escrito en el blog, termina formando una especie de imagen en espejo de nosotros mismos.

Y, por cierto, tienes un desafío esperando en mi blog.

Besos