jueves, 28 de octubre de 2010

Tengo miedo de no volver a ser


Me invade el temor
a olvidar mi sed de lujuria
no ser más esa puta ávida
que un día fui,
esa perra mojada y entregada
que un día cualquiera
emergió de la nada
dejando atrás a la mujer
 infranqueable
para convertirse en la hembra,
en la puta, la sumisa
queriendo satisfacer
al hombre que un día conocí.

3 comentarios:

garinoska dijo...

¡Esa sed, esa hambre siempre estará dentro de ti! no se extinguirá todo lo contrario cada día abarcara más tu ser. Ese sentimiento, esas sensaciones no se olvida no se borran de la piel y el alma.

¡Un beso!

descalza dijo...

La cabra tira al monte, es inevitable. Creo que estas cosas, nunca se pasan...

Un beso

carmesí dijo...

Hola garinoska:
Espero que así sea...que no se pasé jamás.
Saludos
carmesí


Hola descalza, jajajaj que buena, la cabra tirará pal monte buscando su deseo.
Saludos
carmesí