jueves, 30 de septiembre de 2010

Nostalgia


Hoy las tomé,
las acerqué a mi rostro,
queriendo buscar tu rastro,
como si fuera tan fácil.

Ellas... fiel testimonio,
que no fuiste un invento,
ellas quedaron aquí,
olvidadas...
 recordándome
cada momento vivido,
perdidas entre mis cosas,
las encontré rezagadas.

Ya nada es lo mismo,
no hay ilusiones, ni espera,
tampoco apuros, ni nerviosismo,
el ritmo de las horas
se marca lentamente.

Aún hace frío,
todo hielo se vuelve
hasta escarchar la conciencia,
el espíritu  dormido
y helado se siente.

Quiero el calor de la estufa,
quiero mi cama florida,
deseo que pase el tiempo
y encontrarte en el olvido.

No hay comentarios: