sábado, 7 de agosto de 2010

Mi blog se llama Esperando un mañana, hoy, ya es mañana, la busquedad terminó, nada resultó, todo lo que quise se esfumó.
Vestida de mujer sumisa desorientada voy. Mi libertad encubriré con sonrisas, con trabajo, con el calor de la primavera que ya llega, saludaré a mis amigos como siempre, sólo yo sabré como estoy.
Y si mi sueño partió, y ya no hay nada que hacer, me sentaré a mirar por la ventana el mundo pasar.
Y si la vida me quiere dar otra oportunidad, mi mano suspendida en el aire, la cogerá con agradecimiento, volveré a sentir.
Las cadenas que para un prisionero son de sufrimiento para una sumisa son hilos de oro que no quiere cortar.

3 comentarios:

garinoska dijo...

No te sientes a mirar a través de la ventana el mundo pasar, no renuncies a lo que has conseguido sentir, vivir como sumisa porque aun Él ya no este, tu siempre seguirá siendo sumisa ese sentimiento esta dentro de ti y allí permanecerá ya verás que hay un mañana aunque hoy no lo veas así…

Ánimo carmesí,un beso.

Farid dijo...

Cuando todo parece un abismo, cuando no atisbamos ninguna salida... con paciencia, con calma... es entonces cuando descubrimos nuevos rayos que nos mostrarán un nuevo camino.

Un saludo y muchos ánimos.

carmesí dijo...

Hola garinoska:
Ya estoy más tranquila, he meditado sobre lo que pasó, tengo esperanza que las cosas se solucionen cómo creo que pasará.
Gracias por tus palabras y ánimo.
Un beso
carmesí.

Hola Señor Farid:
Tengo claro que no puedo dejar de ser lo que soy. Me levantaré con la fuerza que tengo en mi interior, los rayos de Sol ya se dejan ver.
Un beso
carmesí