sábado, 6 de marzo de 2010

Obediencia / nesecidad de control


Una de las características fundamentales de una buena sumisa es la obediencia. La obediencia es la manifestación conductual de la necesidad que tiene la persona sumisa de sentirse controlada. Ese sentimiento de que "alguien organiza tu vida", de "pertenecer a alguien", de "no pertenecer a si misma" es la base sobre la que descansa la virtud de la obediencia. Ser obediente consiste, es obvio, en obedecer, en hacer aquello que el Amo ordena. Pero no debe convertirse en un mero automatismo despersonalizado. Los Amos valoran especialmente cuando la sumisa pone interés en realizar bien lo ordenado, cuando incluso toma la iniciativa para satisfacer sus deseos con gran empeño. Cuando la sumisa se adelanta a la orden.
Elegi libremente el ser sumisa. Mientras dure mi compromiso, seré coherente: ¡obedeceré!.
En caso de duda: obedece a tu Amo, esa regla es la mejor garantía de una buena relación BDSM.
Texto extraído del blog Escuela de  Doma de Masterdom.

No hay comentarios: