domingo, 27 de septiembre de 2009

A sus pies Mi Señor

                
Me inclino a los pies de Mi Amo, como muestra de sumisión y respeto, ya se estableció una relación de complicidad entre ambos.
Dejaré que me moldee como arcilla en sus manos y poco a poco voy a ir mejorando para Él.
En cuánto a mi  sólo me queda renacer, y seré lo que Él quiera que seá, su reflejo, su perra, su puta, su hembra y su florcita.
Gracias Mi Amo por su entrega, la mía, ya la tiene.

martes, 22 de septiembre de 2009

MI despedida



Mi sumisión
¿a quien se la doy?
si Mi Amo no tiene tiempo para mi?
he tenido mucha paciencia
pero se me agotó
me voy
no quería hacerlo
no tengo opción
soy sumisa
pero tengo derechos
lo se muy bien.


El abandono no se resiste
hace daño al alma y al corazón
acaso por ser quieta y callada
¿Debo aceptar?


Tengo entendido que el Amo
cuida, proteje, educa
guía, somete,castiga
y mucho más.


Qué no se mal entienda
sólo pido preocupación,
presencia,
es lo mínimo
¿es mucho pedir?

Alguién podría decir que no tuve paciencia
puede ser, lo asumo

Me voy, adiós Mi AMO
gracias por todo.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Nadando contra la corriente



Hoy, una amiga me decía ¡eres tan impulsiva! y lo reconozco, no se guardarme nada, si me quedo con palabras y sentimientos dentro de mi alma, no puedo vivir en paz. Tengo que decir todo lo que pienso, eso me hace transparente ante lo demás, y me agrada, que todo el mundo sepa con quien está tratando, por eso me duele cuando me hacen daño, pocas veces eso si me he encontrado con malas personas.
Y por esa misma impulsividad estoy en este mundo a mi edad, no quiero perderme nada de lo que el me pueda brindar.
Por primera vez en mi vida estoy viviendo lo que realmente me agrada.
 Me lanzé al mar  y estoy nadando contra la corriente, teniendo una doble vida, que a veces me hace sentir mal, pero cuando veo a Mi Amo, me olvido de esos malos momentos, otras, tengo dudas  y reniego, todavía pienso que esto es como una relación normal, de a poco he ido entendiendo que este mundo es diferente, que un Amo es un compañero de juegos y nada más.
Cuando era pequeña algo sentía con el tema del masoquismo, pero lo desechaba rapidamente, nunca lo quise aceptar, pero ahora, no tengo tiempo que perder, pensé por un momento que mi edad sería un impedimento, pero todos me hicieron ver que sólo importaba la entrega. 
Y si me entrego en cuerpo y alma, quiero hacerlo bien,soy perfeccionista, y veo que necesito refuerzo positivo, me hace falta que me digan, -vas por buen camino.-
Mi Amo me dice, no te preocupes por hacerlo bien, se tú misma, si te equivocas, te corregiré y así he ido aprendiendo poco a poco a comportarme, pocas veces he sido castigada, algunas veces pienso que eso debe ser aburrido para un Amo, pero bueno, no se, ser distinta, soy rebelde por naturaleza, pero no con ÉL.
De un comienzo entendí que soy su juguete para su placer y gozo, claro que ÉL me dice que goza mucho más cuando yo también la paso bien.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Mis sentimientos fuera

Involucrar sentimientos
¿Qué es eso?
¡¡¡¡¡¡los sentimientos fuera!!!!!!
ellos, que siempre están ahí, dentro,
como un guante pegado a la piel
¡ESTORBAN!
 hay que sacarlos como sea,
se vuelven peligrosos, mortales,
hay que protegerse, vivir sin ellos
¿Es posible? me pregunto
si es posible,
se iran fuera de mi alma
de mi cuerpo,de mi  todo.
Nunca he vivido sin sentir
siempre lo hago a concho
pero ahora llego la hora
de sacarlos fuera de mi.
Hasta nunca verte sentimientos.
ya no entraran, 
la puerta estará cerrada para  ustedes,
vayanse de mi vida
dejenme tranquila
sólo quiero vivir en paz.


Una vez más me equivoqué.

sábado, 12 de septiembre de 2009

La tristeza de Mi Amo



Hoy estaba triste, sus palabras escuchaba y no lograba entender.
 A veces pensamos que un AMO es todopoderoso, pero no es así, es un ser como todos.
Nuestro problema como sumisas es endiosar a ese hombre que también sufre, llora y se equivoca.
Mi Amo tan vulnerable y tan cerca mío, me dejó plena, satisfecha, lo abrazé, besé, acomodé su cabeza en mi regazo y la ternura se apoderó de mi.
Un día me dijo, parezco duro pero tengo buen corazón.
Y así es, es un AMO y también un ser humano como todos, que nesecita comprensión y que lo escuchen.
Y aquí estoy yo su sumisa, para escucharlo, atenderlo, darle placer y ternura.


El jengibre


El jengibre, en su estado natural, se vende como una "mano". Así lo llaman algunos no-gastrónomos porque se asemeja a una mano, las protuberancias de las manos, se llaman dedos. Desafortunadamente muchos supermercados lo venden ahora precortado y empaquetado. No uses este tipo de jengibre, a menos que tengas bastante experiencia y puedas jugar con "dedos" pequeños. Busca un lugar donde vendan el jengibre en manos, y si no lo encuentras en un supermercado, busca en alguna tienda oriental.


Compra la mano más grande que puedas encontrar, y mantenla en un lugar seco y fresco hasta que vayas a utilizarla, cuanto más pronto la utilices, mejor será el efecto, a menos que la envejezcas correctamente; la técnica de envejecimiento, la explicaré más adelante.
Cuando se aproxima el momento del juego, me gusta que mi sumisa se coloque frente a la cama en un cojín, sin ninguna venda en los ojos, le permito que mire y oiga cómo preparo el jengibre. La anticipación es espectacular, especialmente si nunca lo ha experimentado antes. La ansiedad provocada tan sólo por la anticipación ya es una experiencia digna de vivir.
Cuando todo este listo, corta un dedo de la mano de jengibre. A menos que los dedos sean muy largos, corta hasta el final de la mano, para conseguir un dedo largo y de una anchura uniforme, el dedo no debería medir menos de 10-12 ctms, cuanto más largo mejor, con un cuchillo quita la piel marrón, asegúrate que no queda nada, y que todos los topetones y nudos están cortados y alisados también, intenta pelar la piel muy finamente, para conservar el dedo lo más completo posible. No tengas prisa, tómate tu tiempo.
Mientras lo preparas, acláralo con agua fría de vez en cuando, para ayudarte a quitar cualquier resto de piel. El jengibre es fibroso y lleva un poco de tiempo prepararlo de forma correcta. Si te gusta la cocina oriental, seguro que te gusta el olor del jengibre, es un aroma delicado que se desprende mientras vas realizando este paso. El olor es un gran estímulo para la sumisa también, le anuncia cosas... Una vez bien pelada la raíz y que esté bien lisa y agradable, tendrás que hacer algo un poco más difícil. Con el cuchillo, talla una concavidad alrededor del dedo, a unos 2/3 del extremo, esto actuará como dispositivo de retención; haz el anillo de unos 12 mm de profundidad, y afila el dedo hasta el final con esa profundidad, es decir haz una circunferencia en el dedo, profundiza unos 12 mm y después continúa hasta el extremo del dedo, no talles nunca demasiado pues esto debilitará el dedo y aumentará la posibilidad de romperse. No necesitas que el anillo sea muy profundo.
Después de que hayas terminado este paso, aclara el dedo y sumérgelo en agua fría. Asegúrate que el extremo del dedo haya quedado bien redondeado, ahora estará listo para insertar. Al contrario que con tu dedo, no utilices lubricante con el dedo de jengibre, el lubricante actúa como sellante y evita que la humedad del jengibre haga su labor, utiliza el agua fría para mantener el jengibre mojado
Inserta lentamente el dedo en el ano de la sumisa, sin prisas, tómate el tiempo necesario, el jengibre mojado resbala bastante bien, cuando el ano de la sumisa se abra finalmente y acepte el jengibre, resbálalo hasta el anillo.
La belleza del jengibre es que tarda poco rato en hacer efecto, pero una vez que comienza el efecto aumenta rápidamente. Mientras esperas para que la "diversión" comience, lávate las manos con mucho cuidado, para que por accidente no toques los ojos de la sumisa o tus propio ojos. Ahora siéntate en una silla confortable y goza de la demostración; la mayoría de las sumisas comenzarán a gemir cuando el jengibre empiece a hacer su magia.
Dependiendo de la sumisa, de la potencia del jengibre y cuánto prolongues la inserción, las reacciones variarán. Algunas sumisas han dicho que el jengibre no les produce nada más que una leve sensación de picor, sin embargo no es así en la mayoría, la mayoría dicen que los efectos son mucho mayores de lo que imaginaban. Para aumentar el efecto, coge las nalgas de la sumisa y mantenlas juntas durante un minuto o dos. Esto aumenta considerablemente la sensación, y si lo haces de vez en cuando, la sensación se recuperará.
Los efectos del jengibre durarán aproximadamente veinte minutos o así, después los efectos disminuyen rápidamente. Lo agradable del jengibre es que no importa cómo es de intenso el efecto sobre la sumisa, en cualquier caso no la dañarás y es de breve duración. Una vez que la sensación cese, quita el jengibre y continúa con el resto de la sesión.
El jengibre tiene una característica que no tiene nada que ver con las sustancias que nos venden por ahí, el jugo de la raíz tiene la capacidad de causar una excitación increíble. De hecho algunas sumisas comienzan a sollozar, pidiéndote que calmes su ansia de tener algo en su vagina y rogando les permitas tener un orgasmo. La reacción se duplica si el jugo entra en contacto con el clítoris, puedes cortar una rebanada de jengibre y situarla sobre él. Dependiendo de la anatomía, algunas mujeres podrán mantener la rebanada en su clítoris sin ayuda. Aplica el jengibre sobre el clítoris mientras el dedo sigue en su lugar y observa lo que ocurre. No tengo una explicación científica de por qué le jengibre causa un efecto tan afrodisíaco, pero te aseguro que verlo es todo u espectáculo.
No deseo olvidarme del sumiso masculino y de su Ama, el jengibre es dinamita si se coloca una rebanada sobre la cabeza del pene, en el juego del CBT, podemos hacer un fino dedo de unos 2,5 ctms de largo por 3-6 mm de grueso , asegúrate que está perfectamente liso y que los bordes están redondeados, el sumiso debe estar atado boca arriba, sumerge el jengibre en agua e insértalo en la uretra del pene, no lo insertes muy profundo, para asegurarte de poder quitarlo con facilidad. El efecto del jengibre en el pene es inmediato y el sumiso reaccionará con una fuerte erección, la sensación de quemazón es muy intensa, si es demasiado, quita el jengibre y dale un respiro; cuando se quita el jengibre, la sensación ardiente cesa casi absolutamente.


Ahora una pequeña técnica para envejecer el jengibre:


Usando el jengibre pronto después de comprarlo, asegurarás su potencia, almacenando el jengibre, desprotegido, durante largo tiempo le robarás "su magia". Sin embargo, si tienes algunos dedos de jengibre, ponlos en una bolsa de plástico bien cerrada y déjalos en la nevera. Ahora al igual que sucede con el envejecimiento del vino, olvídate unos días de él; después compruébalo, si todo ha ido bien, el interior de la bolsa debe tener humedad, si tiene algo de moho, será el momento de utilizarlo, si no déjalo en el frigorífico unos días más. El moho es inofensivo y no penetra la piel resistente y fibrosa de la raíz de jengibre.
Pela y prepara el jengibre como antes y juega como de costumbre. ¡Pero observa! El jugo del jengibre ha aumentado dramáticamente de potencia. ¡Si pensabas que el juego era bueno con un jengibre fresco, espera a ver lo que sucede ahora!.
Cualquier jengibre con mal aspecto debe desecharse.


Dos palabras de precaución.


Primero, si tu sumisa es alérgico al jengibre, no lo uses. Puedes provocarle una reacción alérgica importante.
Si por accidente el jengibre resbala dentro del ano de la sumisa, no te asustes, no corras a urgencias, simplemente la sumisa debe ir al baño, no habrá problemas.


Este artículo ha sido escrito por Master Michael y traducido libremntne por A.S. para un Rincón del Paraíso. el artículo original es propiedad del autor.


ACOTACIONES DE OTROS MIEMBROS:


Abre cuidadosamente la cáscara de un cacahuete de un buen tamaño (unos 4 cm) por su mitad longitudinal. Vacía completamente el contenido y tras limpiar las paredes del mismo vuelve a unir ambas mitades con, por ejemplo, loctite. Una vez la unión consolidada inyecta con la aguja una jeringuilla cargada con el zumo del gengibre (previamente pelado y obtenido en la licuadora). Sella el pequeñísimo agujero con un poco de vaselina y guarda el cacahuete en el congelador. A las pocas horas, rompiendo el molde, es decir la cáscara del cachuete, obtiene un supositorio helado de gengibre. (olga)


Cogues una licuadora, haces jugo de gengibre, y directamente en una cubitera al congelador. Es muchisimo mas irresistible que la raiz insertada. Te vuelves loco. (trastosum)


Este articulo fue extraido de la pagina de www.clubsumision.com


Subo este artículo porque me pareció interesante, muy pocos conocen está tecnica, y si resulta.




domingo, 6 de septiembre de 2009

Historia del bondage


Generalidades


Un shibari karada auto-ejecutado por la modelo. Mientras que shibari define la acción, el kimbaku se refiere al arte del encordamiento. Es importante resaltar la diferencia de concepto entre el shibari japonés y los cordajes de orientación occidental (Bondage), que solo pretenden generalmente la inmovilización del sujeto "bondageado". El arte del shibari no implica forzosamente la inmovilización y tiene también otros aspectos, como la calidad estética del conjunto cuerda-atamiento-sumisa, el plano triangular formado por el maestro, la persona atada y el espectador (muy importante en la tradición japonesa) y tiene, además, muy en cuenta el efecto energético –negativo o positivo- sobre ciertos puntos del cuerpo de la persona entregada al maestro, relacionados con los meridianos energéticos del cuerpo humano según la tradicional medicina oriental. (Midori: The Seductive Art of Japanese Bondage, 2002)


Historia:


Inventada como una técnica de sutil y muy codificada forma de tortura y apresamiento de prisioneros, que solo podía ser ejecutada y enseñada por un guerrero samurái, el shibari se construía por etapas, con una considerable atención a los tiempos: primero se inmovilizaba el tronco, luego nalgas y vientre, y finalmente se inmovilizaba el cuerpo en su conjunto.
En el siglo XV Japón estaba inmerso en una era de dictadura y guerras conocido como periodo Tokugawa, denominado así por el gobernador Tokugawa Ieyasu(1542-1616). Ya antes de ese periodo existían diversas formas, fuertemente ritualizadas, para atrapar e inmovilizar por medio de cuerdas a un samurái enemigo en el mismo campo de batalla. Posteriormente, un código punitivo de 1542 regulaba el uso de cuerdas en la tortura y apresamiento de enemigos y criminales. Existían cuatro formas básicas, que incluían la humillación y la incomodidad (hasta la tortura) para los prisioneros. Estas penas desaparecieron con el reino Tokugawa. En el período Edo (1600-1878) se desarrolló un arte marcial, llamado hobaku-jutsu, cuyo objetivo era atrapar y mantener retenidos a enemigos o criminales por medio de cuerdas. Se desarrollaron técnicas muy precisas para lograr este fin (a veces cada comunidad rural y cada familia de samuráis tenía las suyas), de modo que al exponer en la plaza pública al prisionero maniatado o colgado, la gente podía, observando la forma de las ligaduras y el tipo de cuerda, deducir la clase social del reo, el crimen que se le imputaba y a veces, también, su edad y profesión.
Muchos expertos opinan que Hojojutsu (también así llamado) es el auténtico precursor del shibari, y por tanto del bondage. Durante cientos de años, la policía japonesa (nutrida de la clase más baja de samuráis sin empleo tras el final del periodo de los Señores de la Guerra) empleó esas técnicas secretas (nadie que no fuera de la casta guerrera podía ver su ejecución) para inmovilizar a los criminales. Debían seguir tres normas inviolables al ejecutar un Hojojutsu:
El prisionero no debía sufrir daños permanentes
El prisionero no debía poder escapar
Nadie que no fuera de la casta samurái, debía presenciar su técnica.
Aún hoy en día, la policía nipona sigue practicando sistemas de lucha como el Taihojutsu, que incorporan antiguas técnicas Hojojutsu para los atamientos.
Hacia finales del periodo Edo aparece la primera documentación sobre el shibari o bondage propiamente dicho, en forma de imágenes donde se muestra el uso de la cuerda con fines eróticos, posiblemente como consecuencia de la apertura del Japón medieval al mundo occidental, tras la rotura por parte de las armadas ruso-americanas de su secular aislamiento. Parece ser el castillo de Matsumoto donde se puede probar la existencia de los primeros dibujos señalando el paso del shibari de técnica marcial y de tortura a práctica de refinada sensualidad. La documentación sobre el bondage japonés anterior a ese momento es muy escasa, aunque se menciona en la literatura popular.
Después del shock colectivo que representó para los japoneses la pérdida de la guerra, y con el reafianzamiento de las tradiciones históricas niponas, a partir de la década de los 60, el shibari vive en Japón un periodo de esplendor, que sigue perdurando. Los grandes maestros de las diferentes escuelas, realizan exhibiciones en teatros y salas, gozan de una altísima consideración social y tienen innumerables fans deseando ser su dorei (sumisa/o, esclava/o), considerándose un honor ser sometido a un shibari por parte de uno de los maestros del arte. (Sanchidrian, Isacio. Apuntes de Kinbaku, 1999)
Introducción a las prácticas [editar]Pese a hundir sus raíces en técnicas de tortura, el moderno arte de los juegos eróticos con cuerdas no es en absoluto cruel ni violento. Se trata de una práctica totalmente consensuada, con técnicas y límites definidos. Tanto el shibari como el bondage, han desarrollado estéticas y técnicas propiasLos japoneses utilizan tradicionalmente cuerdas de arroz o/y yute por sus características de manifiesta rugosidad, pero también se pueden usar cuerdas de algodón de 8 a 12 mm de diámetro y de entre 6 y 15 metros de largo.


El arte japonés del encordamiento.


 El bondage japonés o shibari, totalmente opuesto a los cordajes de orientación occidental, se construye por etapas, con una considerable atención a los tiempos: primero se inmoviliza el tronco, luego las nalgas y el vientre, y finalmente el cuerpo en su conjunto.
Como parte básica de nuestro equipamiento necesitaremos una o dos cuerdas de 7 u 8 metros. El contar con algunas cuerdas cortas, de tres o cuatro metros, rompe la ortodoxia del bondage tradicional pero nos ayudará mucho al comienzo.
Las 3 prácticas básicas son:
Shinju: bondage de senos – las perlas.
Sakuranbo: bondage de nalgas - las cerezas.
Karada: bondage corporal entero - el cuerpo.


SHINJU – Las perlas 3 cuerdas cortas o una larga y una corta


1. Envuelve el tórax con una de las cuerdas, bajo los senos, manteniendo una presión constante. Anuda la cuerda en la espalda, a la izquierda de la columna vertebral.
2. Repetir la operación con otra cuerda, pero justo sobre los senos, a no ser que se emplee una sola cuerda para todo.
3. Doblar la cuerda 3 y pasarla bajo las otras entre los senos, cruzándola una o dos veces y luego llevarla hacía la espalda formando una V. Tensar la cuerda a fin de sostener y erguir los senos. Anudar nuevamente la cuerda a la espalda, pero no sobre la columna vertebral.
4. La presión mantenida sobre los senos, los irá haciendo cada vez más sensibles, junto con la estimulación de los puntos del shiatsu.


SAKURANBO – Las Cerezas - De una a tres cuerdas


1. Se toma una cuerda, se dobla y se hace un nudo simple para pasar un bucle. El bucle se realiza bajo el ombligo, se enlaza el talle y se pasa los extremos de la cuerda por el bucle.
2. Volver a descender con la cuerda hacia el sexo, pasándolo entre los labios mayores, en el caso de una modelo femenina.
3. Volver a subir entre las nalgas y anudar a la cuerda que ciñe el talle.
Las otras dos cuerdas se enrollan en torno a ambos muslos, bajo las nalgas, atando sobre el exterior del muslo, dejando unos 30 cm libres. Con ese trozo, se sube hacía la espalda y se anuda a la de la cintura. El nombre de esta técnica proviene de la forma de ambas cuerdas alrededor de los muslos, que evoca un par de cerezas.


KARADA – EL Cuerpo - Se precisa una cuerda larga.


1. Se pliega la cuerda en dos, y se pasa alrededor del cuello, dejando caer ambos cabos a cada lado del cuerpo.
2. Hacer un nudo justo por encima de los senos, otro entre los mismos, el tercero a mitad de camino entre el segundo y el ombligo, y el cuarto entre el ombligo y los genitales.
3. La cuerda se pasa entre las piernas, subiendo lo largo de la columna y pasando los extremos por el bucle del cuello, dejándolos colgar de nuevo hacía abajo.
4. Ahora se separan ambos extremos y se traen sobre el tórax, uno por cada lado, justo bajo los pechos.
5. Se los cabos bajo las cuerdas, y se vuelve sobre la espalda, haciendo un nudo.
6. La cuerda se pliega en dos, pasando alrededor del cuello, dejando caer un trozo por delante de cada lado del cuerpo.
7. Hacer un nudo justo por encima de los pechos, otro entre los pechos, el tercero a mitad de camino entre el segundo y el ombligo, y un cuarto nudo entre el ombligo y el sexo.
8. Pasar la cuerda entre las piernas, subir a lo largo de la columna vertebral y pasar ambos cabos por el bucle del cuello (también puedes empezar de nuevo hacia la espalda, antes de pasar los cabos por el bucle).
9. Separar ambos cabos, traerlos sobre el tórax, uno por cada lado, justo bajo los pechos.
10. Se pasan los cabos bajo las cuerdas y se llevan a la espalda para pasarlos por el bucle de la espalda.
11.Se comienza de nuevo esa misma operación (9 y 10) hasta el fin de la cuerda.


Precauciones


Cuando se pasa rápidamente una cuerda sobre la piel, debemos protegerla para evitar quemaduras.
Es conveniente tener siempre al alcance de la mano unas tijeras que puedan cortar la cuerda en caso de emergencia. Jamás se pasa un lazo apretado alrededor del cuello de la modelo.
Es preciso comprobar regularmente las extremidades sujetas aun shibari, para comprobar que las cuerdas no están demasiado apretadas.
Una palabra de seguridad es conveniente, en especial si el maestro carece de experiencia en el arte del shibari.
No se debe practicar shibari con modelos que presenten presión baja extrema, problemas cardiorrespiratorios o de circulación.
Y siempre debe recordarse: no se trata de un simple jugar a las cuerditas. A veces, las sensaciones que una modelo puede experimentar durante una sesión de shibari pueden llegar a niveles insospechados y rozar los límites de lo mágico. Se ponen en marcha resortes que conectan al individuo con su lado más oculto y protegido: un terreno inexplorado que conviene estudiar con ánimo tranquilo y tiempo abundante. La modelo, las cuerdas y el Maestro, forman un triángulo mágico cuyo resultado puede ser unas gratificantes horas, un tiempo de increíbles emociones...o el éxtasis.
(Sanchidrian, Isacio. Apuntes de Kinbaku, 1999)


Léxico Hojo-jutsu: arte marcial consistente en la inmovilización de prisioneros, primitivo antecesor del shibari.
Karada: el arte de realizar un bondage « à la Japonesa »
Kotori: shibari en Suspension
Nawa: cuerda
Nawashi: artista de la cuerda
Nawashibari: atar con cuerda
Musubime: nudo
Sakuranbo: cerezas, el shibari de las nalgas
Shibari: acción de bondagear a alguien
Shinju: perlas, el shibari de los senos.


TEXTO EXTRAIDO DE WIKIPEDIA

sábado, 5 de septiembre de 2009