viernes, 6 de noviembre de 2009

Amo y sumisa


Muchas cosas han pasado y he concluido que obedecer es la consecuencia de la confianza que se tenga depositada en el Amo.
Este mundo está lleno de matices, no se puede pretender que el Amo esté detrás tuyo las 24 horas del día, existen obligaciones de ambos como el trabajo y situaciones sociales personales que hay que cumplir, por eso cuando estamos juntos tampoco se trata de conversar de dominacion y sumisión, hay miles de temas cotidianos que tratar, lo importante es que cada uno sepa la posición que le corresponde y el respeto a Su Señor es primordial.
Ambos nos nesecitamos. En mi modesta opinión creo que un Amo sin una sumisa es un dominante que no está completo, sin su perra, y yo sumisa no soy nadie si no tengo a quien ofrecerle mi sumisión.
Encontrarse y complementarse es la felicidad completa.
Yo soy Suya y Él es Mi Dueño, es lo que importa, lo demás no tiene validez a mi entender

2 comentarios:

vero dijo...

Lo has dicho todo...
Me gustó tu blog, pasaré a menudo a leerte.

camelia dijo...

Gracias vero por tu visita.
besitos