domingo, 27 de septiembre de 2009

A sus pies Mi Señor

                
Me inclino a los pies de Mi Amo, como muestra de sumisión y respeto, ya se estableció una relación de complicidad entre ambos.
Dejaré que me moldee como arcilla en sus manos y poco a poco voy a ir mejorando para Él.
En cuánto a mi  sólo me queda renacer, y seré lo que Él quiera que seá, su reflejo, su perra, su puta, su hembra y su florcita.
Gracias Mi Amo por su entrega, la mía, ya la tiene.

No hay comentarios: